martes, 25 de noviembre de 2014

SEVILLA SE ENAMORÓ


Sevilla se enamoró de Cádiz,
 de la Caleta,
 del Falla.
 Sevilla se enamoró de su habla,
 de su cariño,
 y de sus plácidas palabras.

Sevilla habló con Jerez,
 y de Él quedó prendado.
 Era un amor fiel y deseado.
 Sevilla no se podía olvidar de Jerez,
 ni de su famosa catedral.
 Sevilla se perdió en el Alcázar,
 y jugó al escondite de visitar todos sus monumentos.
 No podía olvidar...

Su amor por Jerez
 le había hecho olvidar todo lo visto en Cádiz.
 Quizás el caballo en su feria sería apropiado,
 pero Ella sólo quería
 volver a estar a su lado.
 Decidió visitar a Triana,
 su hermana,
 Quien la llevo a su puente.
 -¡Barquero!- le decía -
déjame su barquita para navegar el
  Guadalquivir....
 -Pero chiquilla, ¿dónde quieres ir?
 -Necesito ir a ver a Jerez, 
Él es mi amado, ¡Guadalquivir!,   
  ¡Guadalquivir! Déjame ir, 
llama a tu amigo Guadalete,
  y que hasta allí me acerque.
 -Eso no es posible-le decía el barquero,-
hasta allí no es navegable.
 -Lo siento señor barquero,
  pero nada me quita el miedo.
  Que sea la última vez, 
pero llévame.
 -Esta bien, pero que sea la última vez.

Sevilla llegó a Jerez.
 Su amado
 tampoco le había olvidado.
 El tiempo había pasado
 y Ella tenía que volver.
 Él no quería que lo hiciera.
 -¡Quedate aquí conmigo 
la vida entera!-le decía.
 Me tengo que ir, Jerez,
 pero con mucho gusto me quedaría.

Ella volvió,
 y Él quedó allí apenado,
 sabiendo que había muchas millas
 por las que eran separados.
 No se volvieron a ver.

 Ellos siguen enamorados.
 Se comunican a través del sol 
escondido tras las nubes.
 Es un amor prohibido y escondido,
pero cada día 
siguen extrañando 
todo lo vivido.

Iris Ruiz Valero

viernes, 31 de octubre de 2014

GRIETAS Y ENREDADERAS


Y cada grieta de ese árbol
es una historia en un corazón,
tan profunda que ni el tiempo las elimina,
porque hay historias que se olvidan
y otras son para siempre.

Quiero que formes parte de esa grieta 
que nunca se olvida.
Quiero que seas para siempre.
¿Ves esa enredadera?
No se separa de ese árbol;
no sé cuántos años llevará ahí,
pero nunca están solos.
Pues así de pegada 
me gustaría estar a ti.

No me hace falta nada.
Sólo me haces falta tú,
porque, como ya digo,
me gustaría que fueras ese árbol
y yo esa enredadera
para pasar contigo 
mi vida entera.

Iris Ruiz Valero

miércoles, 29 de octubre de 2014

CARTA DE UN CORAZÓN



Si lees esto, quiero decirte que te quiero. Que gracias por todas esas largas conversaciones que acababan con el sueño de uno de los dos y comenzaban con un "¡Buenos días!" Que estoy deseando de verte y de poder abrazarte. Y que me da igual lo que impida que estés a mi lado, porque, aunque no lo estés, estás mas cerca de lo que crees: estás en mi corazón. 

Quiero decirte que entraste en mi vida por casualidad y ahora eres la casualidad más bonita que me ha podido pasar. No sé cuánto durará esto de quererte a ocultas, de sonreír cuando pienso en ti o de llorar por miedo a perderte. Sólo sé que me has enamorado y que tardarás mucho en salir de mi mente,... pero más de mi corazón. 

Quiero a gritarle al mundo que eres una persona perfecta y que te quiero, aunque, según tú, tengas defectos. Defectos que me encantan, ya que una vez que te he conocido a ti no quiero conocer a nadie más. Porque para mí eres todo lo que necesito.


Y ese chico eres tú.. Escaparme contigo y perdernos en medio de la nada... 

No sé cómo decírtelo pero... ¡TE QUIERO!

Iris Ruiz Valero

lunes, 27 de octubre de 2014

MI ÁNGEL LEJANO



Daba vueltas en mi cama sin parar. Si me ponía de lado, las lágrimas me mojaban la almohada y, si me ponía mirando al techo, mis ojos se inundarían en lágrimas. Opté por mojar la almohada y hundí mi cara en ella dejando soltar un alarido y haciendo que mis labios temblaran. ¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora? La vida me ha dado mi ángel, pero se confundió de lugar. Al final miro el techo y mis ojos brillantes piden a las estrellas que no sean injustas conmigo.
 
 
Si cerraba los ojos lo vería a él; si dormía soñaría con él, y si me quedaba despierta, no conseguiría dejar de pensar en él. Mi corazón es pequeño, pero es increíble cómo una persona que está tan lejos de mí, que nunca he sentido a mi lado, haya logrado hacer que no quepa en mi pecho. Lo amaba de verdad y estaba tan segura de que era el amor de mi vida y mi alma gemela como que la tierra era redonda.
 
Sentirlo una vez. Sólo necesitaba tocarlo y saber que era real, que no era un sueño que desaparecería en el mejor momento. Necesitaba enlazar mis dedos con los suyos. Oler su olor, sentir su respiración en mi garganta, sus manos en mi cuello, sus labios en los míos, mi pecho contra el suyo, sus brazos protectores rodeándome, sus ojos buscando los míos y su hilo de voz en mis oídos. Lo necesitaba más que el oxígeno en mi cuerpo.
 
Sus "te amo" me llenaban, pero no lo suficiente para el resto del el día. Sé que algún día estará conmigo, que despertaré con mi cabeza hundida en su pecho como ahora la hundía en la almohada. Pero sólo necesitaba que supiera esperarme...
Yo estaba dispuesta a esperarlo toda mi vida, pero... ¿me esperaría él toda la suya?
Sandra Pérez Navarro

viernes, 24 de octubre de 2014

QUÉDATE CONMIGO



Sonaron las ocho de la mañana y las clases estaban a punto de comenzar. Era un día nublado, el cielo estaba gris y caían gotas de agua salteadas que iban dejando marcas en el asfalto. Mis pies corrían sobre los charcos de la tormenta de anoche y mis pantalones se mojaban cada vez más. La humedad despeinó mi pelo y me pasé las manos por encima, tratando de dejarlo como antes para no entrar a clase hecha un desperfecto.
Me senté en mi pupitre y cinco segundos después entró mi mejor amigo. Estaba serio. Sus ojos parecían rotos y, decepcionado, pasó por mi lado. Lo saludé con un buenos días, pero únicamente contestó con un hola y se sentó solo en un pupitre de detrás.
Me di la vuelta y lo miré a los ojos, que estaban rojos y llenos de ojeras por no haber dormido.
-Estuviste llorando...- le dije casi en un murmullo.
Me miró sin contestar a los ojos y con eso me hizo saber que estaba en lo cierto. Me volví hacia adelante y puse mi mano en mi frente, intentando recordar nuestra conversación de anoche.
A la salida se fue sin decir nada durante todo el día y me decidí por hablarle yo.
-Lo siento...- le dije.
-Da igual...- me contestó mientras negaba con la cabeza, agachándola.
-No, no da igual. No mereces el daño que te estoy haciendo.
 
Entre nosotros hubo un silencio y levantó la cabeza para mirarme.
-Ya lo has hecho. Ya no hay vuelta atrás.- dijo él, dándose la vuelta para irse.
-Lo siento... Yo no quería hacerte daño. Es lo primero que nunca se me pasaría por la cabeza...- le dije con la garganta cerrada, a punto de soltar un grito que mantuve y salió en forma de lágrima.
-No me creo lo que me dices, porque ya lo has hecho y es tarde para cambiarlo todo.
-Por favor...- dije entre sollozos y sin dejar de llorar.
-Me hiciste creer que me querías. Tú, que siempre fuiste mi mejor amiga y la única chica de la que he estado tan enamorado... Y me has mentido, esto es algo con lo que no se debe jugar.- dijo, dejando caer una lagrima también, pero con la cabeza siempre firme.
-Y yo te quiero...
-Mentira...- quiso mantener su orgullo.
-No te estoy mintiendo...- cerré los ojos e incliné la cabeza hacía atrás para poder coger aire.
-No podemos estar juntos... Te amo más que a mi propia vida, pero no puedo luchar contra el destino. Te estoy hablando muy en serio...
 
Miré sus puños, que se cerraron fuertemente y sus brazos se tensaron, como si quisiera desaparecer con la mente.
-Si me quisieras de verdad, todo lo demás te daría igual...- dijo agarrándose el puño de la camiseta y secándose las lágrimas.
-Te quiero, te quiero, te quiero de verdad, con todo mi corazón... Te quiero... ¿Necesitas que te lo demuestre?
 
Se quedó callado, sin saber que decir.
-Yo también te quiero,... Tanto que me duele...- dijo finalmente.
Lo abracé y apoyé mi frente contra la suya.
-Quédate conmigo, por favor...- me pidió en un susurro.
-Vale, me quedaré contigo. Te lo prometo.
 
Sonrió por primera vez en todo el día y yo sonreí al verlo feliz.

Sandra Pérez Navarro

miércoles, 22 de octubre de 2014

TE ESPERARÉ


Paseo por la orilla y el agua calmada me acaricia los pies.
 
El viento que viene del horizonte me movía el pelo como una bandera haciendo que pareciera que volaba. La playa estaba desierta y sólo se oían las olas al romper. Una voz me llamó. Sabía perfectamente quien era. Esa voz que cada vez que la oía hacía que mi corazón se acelerase. Me giré y él me abrazo fuertemente sin que me lo esperara. Sentía mariposas en mi estómago y noté cómo mis mejillas se sonrojaban. Cerré los ojos y le devolví el abrazo.
-No quiero perderte...- me dijo con voz suave.
-Nunca me perderás...- le contesté y, aunque no lo vi, noté que había sonreído.
Se separó y me miró a los ojos, haciendo que sus ojos marrones parecieran que quisieran decirme algo.
-¿Quién te lo ha dicho?- le pregunté.
-Lo supuse cuando me dijiste que me extrañarías.
-Escucha...- me detuvo con un beso antes de que pudiera decir nada.
Me aferré a su pecho y lo atraje más a mí, sin separar mis labios de los suyos. Él me levantaba la cabeza con su dedo pulgar delante de mis orejas y el resto despeinándome y haciendo que me quedara de puntillas para llegar a él. El tiempo se detuvo y sólo deseaba quedarme así para siempre...
-No te vayas...- me dijo apoyando su frente contra la mía.
-Volveré, te lo prometo. Ahora prométeme tú que me esperaras...
-Toda mi vida si hace falta.- contestó con seguridad.
Volvió a besarme suavemente y me acurrucó en su pecho mientras observábamos el sol esconderse tras el horizonte. Nos quedamos allí solos y unidos en un abrazo eterno. No quería perder lo que más amaba en mi vida por culpa de la distancia. Ese era mi miedo, pero no se lo decía. Mencionar la palabra distancia sólo hacía que me estremeciera más y opté por pensar que él siempre me esperaría, ya hubiera cientos de kilómetros en nuestro camino o no; ya hubiera tormenta, lluvia o cualquier cosa que pudiera complicar que lo tuviera en mis brazos.

Nada me importaba más que él.
 
Sandra Pérez Navarro

lunes, 20 de octubre de 2014

SANOS Y SALVOS



Una explosión hace que tiemble todo el edificio. Son las cinco de la mañana y las primeras bombas comienzan a caer. Me acerco a mi hermano de cinco años que se ha despertado con el ruido y tiembla de miedo.
-Tranquilo. Están cayendo lejos de aquí. No nos pasará nada.- le digo con voz cantarina para tranquilizarlo.
Él se acurruca en mi pecho poniendo entre nosotros su oso de peluche y yo lo mezco mientras miro el humo y el fuego del fondo. Sólo estamos él y yo, en una pequeña habitación, y un colchón para los dos. Es el edificio más lejano del campo de batalla. La guerra comenzó hace tres días y ya había destruido lo suficiente para que sólo quede viva la mitad de la población y un cuarto del ganado. Lo cojo en brazos y nos dirigimos a la ventana. Él asoma la cabeza de mi pecho y observa lo que queda de nuestro precioso pueblo.
-¿Y papá?- me pregunta mi hermano.
-Luchando por nosotros- le respondo sin querer dar más detalles.
-¿Volverá?- me insiste.
-¡Claro que volverá! ¡Y podremos volver a ser una familia! ¡Ya verás!- le digo con seguridad e intentando parecer alegre.
El pequeño se ríe y se echa en mi hombro mientras seguimos observando el peligro que acecha fuera.
-¿Y mamá?- preguntó nuevamente apretando su osito contra él. Callé unos segundos para pensar algo y explicarle que había muerto en el incendio del segundo día.
Veo el momento en que nuestro hogar ardía en llamas. Mi madre nos empujaba hacía la puerta, alarmada, cuando el pequeño dio la vuelta hacía el infierno que se había formado dentro.
-¡Mi osito!
-¡No!- le gritó mi madre corriendo tras él.
 
Yo la seguí, pero ella me paró y me pidió que saliera de allí. Esperaba fuera y no salían, cuando oí un grito desgarrador de mi madre. Entré corriendo, intentando verlos a través del humo, con todos los sentidos en alarma. Entonces sentí a mi hermano correr hacía mí con su osito, lo cogí y me lo lleve fuera.
-¿Donde está mamá?- le pregunté agobiada e histérica.
-¡Está en el salón! - contestó con sollozos.
-No te muevas de aquí- le digo muy seria.
Entro y la encuentro bajo una viga de madera en llamas. Sus ojos están cerrados, su cara pálida... Me echo a llorar e intento quitarle la viga,... pero es inútil. La casa comienza a venirse abajo y salgo corriendo dejándola allí debajo, viendo como el fuego terminaba con ella.
Finalmente encuentro una respuesta.
-Mamá tuvo que irse y me dejó a tu cargo.
-¿Adónde?
 
Me estremecí con esa pregunta:
-A ayudar a los ángeles a cuidarnos desde el cielo. Ahora está mejor, observando cada paso nuestro. Él se quedó callado. No sabía si había entendido a qué me refería o si infantilmente lo creyó, pero su rostro no tenía ninguna expresión.
Y me dije a la mente "Tranquilo pequeño, estaremos sanos y salvos..."

Sandra Pérez Navarro

jueves, 16 de octubre de 2014

TÚ, MI MUNDO


Que tus ojos sean aquellos que me enamoren
y tu corazón el que me secuestre locamente.
Déjame viajar al país de tus labios
y pasear por la ruta de tus manos.
Visitaré la ciudad de tus abrazos
e iré a la floristería de tu aroma.
Iré a la pastelería
donde seré camelada por tu mirada.
En la curva de tu sonrisa me perderé
y en la comisura de tus labios
deseo que me encuentres.
 
Sólo quiero decirte
que puedo llegar a amarte
sin rozarte,
sin tocarte.
Y me dirán loca,
y me dirán que es imposible,
pero yo diré que no existe nada
que me impida hacerlo,
porque tú eres mi motivo.
Eres aquel que me hace sonreír
y ser feliz.

Iris Ruiz Valero

martes, 14 de octubre de 2014

EL ÁRBOL DE MIS RECUERDOS



Aprieto mis puños y cierro los ojos. Todos los recuerdos llegan a mi mente. él besando a alguien que no soy yo, la noche que me quedé dormida sobre su pecho, sus labios diciendo que quería olvidarme, sus besos en mi cuello...
Una lágrima recorre toda mi mejilla, se detiene al final de mi cara y cae lentamente al suelo. Mis labios tiemblan. Abro las manos y las coloco al cielo. Me las observo y un rayo de luz atraviesa mis dedos y me las llevo a la cara. Busco el tronco del árbol donde talló nuestros nombres y me dejo caer al suelo, echando mi cabeza hacía atrás. "¿De verdad pensaste que llegarías a ser importante para alguien?", me pregunto a mí misma sin respuestas...
Me quito el colgante, que llevaba en el cuello, en el que está grabado su nombre y me saco del bolsillo el mismo pero en el que está grabado el mío. Lo encontré en mi puerta tirado. Supongo que él quiso devolvérmelo... Los observo y me levanto para atarlos en una rama donde quedan enlazados bajo nuestros nombres tallados y dejo que los últimos rayos de sol hagan que brillen. Me seco las lágrimas y dejo que la brisa del campo me acaricie la cara, mezca mi pelo y me seque los ojos vacíos, porque él se llevó mi alma. Y ahora me siento vacía, fría, sola... en el árbol de los recuerdos.
 
Sandra Pérez Navarro


domingo, 31 de agosto de 2014

SIMPLEMENTE AMOR





Si te grito "¡Te quiero!",
es porque me importas.
Si lloro por ti,
será porque te quiero.
  Y, si te dejo escapar,
no me lo perdonaré.
Pero, si lo hago,
será para que un día vuelvas.
Si te digo "¡Precioso!",
no dudes que lo eres.
  Y, si me haces sonreír,
es porque, 
de una manera u otra,
estás en mi corazón.
Si tienes mi silencio,
será para tener mis besos.
  Y, si un día coges mi mano,
será para empezar algo juntos.
Y, si algún día te tengo 
a kilómetros,
te enseñaré a tenerme 
a centímetros. 

Iris Ruiz Valero

lunes, 25 de agosto de 2014

NO TODO ES PARA SIEMPRE


No todo es para siempre.
 Las hojas de los árboles
 se caen,
 las flores se cierran,
 las fechas se olvidan,
 las estaciones son diferentes,
 los regalos no siempre los tienes,
 las personas se van,...
 otras vienen.

Y el amor
 es amor.
 Durará más,
 durará menos,
 pero hay tan solo uno
 que es humilde y verdadero.
 Es el que no se olvida,
 el que te quiere como si fuera el primer día,
 el que te ilusiona,
 día tras día...
 el que te da fuerzas para levantarte,
 y, con una sonrisa, 
acostarte.

 En fin, así es el amor. 

Iris Ruiz Valero

sábado, 23 de agosto de 2014

TORERA ENAMORADA


 En esta vida
 hay que llevar capote en mano
 e ir dando 
capotazos.
¡Que nos llamen toreros!
 ¡Que nos llamen sevillanos!
 pero hay que saber 
ir toreando 
situaciones y enfados.

Al toro hay que saber pararlo
 para matarlo,
 igual que los problemas,
 pararlos y afrontarlos.
 Algo parecido en el amor.
 Yo recibiré al toro a puerta gayola
 y así el toro se sentirá seducido.
 Con la mirada
 lo conquistare,
 pero tendré cuidado
 para que el toro no conquiste mi corazón
 y me dé una fuerte cornada.
 Lo cogeré por los cuernos
 antes de que dé la cornada
 y termine con mi corazón herido.
 Pero le recordaré siempre 
que la que esta en el ruedo
 soy yo.
 Le pondré sus banderillas,
 y le haré ver
 que el torero,
 -en este caso la torera-
 siempre gana esta batalla.
 Y, como en todo,
 el torero para 
y luego mata.
 Eso haré yo. 

Iris Ruiz Valero

lunes, 18 de agosto de 2014

MALDITA DISTANCIA


 ¿Qué es eso que tanto duele,
 cuando dos personas se aman
 y no pueden estar juntas?

  Se llama distancia,
 kilómetros que unen,
 pero a la vez separan.
 Piensas que una persona que está lejos
 te quiere más que una que está cerca.

 Y quisieras trazar un camino
 para unir vuestras casas.
 Y quisieras trazar senderos,
 para comunicar las ventas.
 Quisieras y quisieras tener todo,
 y no tienes nada.

 Llegan los días de frío
 y sueñas con sus abrazos y caricias.
 El vacío en la cama de decir está lejos,
 mientras te tapas con las sábanas
 intentando no saber nada.
 Y llega el verano,
 donde todo el mundo se une,
 pero tú
 tan sólo esperas ver a esa persona
 que tienes tan lejos,
 pero, a la vez, tan cerca
 que, si tocas tu corazón, 
sientes
 que late tan fuerte 
como minutos tiene el día,
 y días tiene el año.

Iris Ruiz Valero

miércoles, 2 de julio de 2014

ATRÁPAME

 
Esta noche
quiero que me atrapes en tus sueños,
que me secuestres en tus besos
y me des caricias.
Te quiero,
pero no lo demuestro.
Te siento,
pero no estas ahí.
Te vea o no,
el amor verdadero
no muere:
siempre se siente.
Dame calor esta noche,
cuando el rocío caiga
sobre la hiedra de los bosques.
Sueños que tienen un significado
de "te quiero", pero
 ¿qué hago?
No sé qué hacer,
ni dónde ir.
Pero sueño contigo
en un bosque no muy lejano.
Dime tú amado:
¿Está muy cerca
ese beso robado?
 
Iris Ruiz Valero

lunes, 30 de junio de 2014

PATRONA DE SANTIPONCE


Una flor cayó sobre Sevilla.
Sobre Sevilla cayó una flor.
Una florecilla que llegó a Santiponce.
Va limpia,
solo Pura.
 
Al florecer encontramos
a Nuestra Patrona de Santiponce,
Virgen Santa del Rosario,
que, cuando camina por sus barriadas,
emociona con sus miradas.
No hay nada más grande
como una segunda Madre...
 
Y, cuando llega a su Hermandad,
baila sobre la lluvia de florecillas
que le lanzamos con alegría.
Va con su vara de alcaldesa
y, repartiendo fe por donde pasa,
hoy te miro.
Estás aquí en tu altar,
rodeada de flores,
y con una gran felicidad.

Iris Ruiz Valero

viernes, 27 de junio de 2014

CON EL CORAZÓN, PERDÓN


Lo siento.
Te pido perdón.
Por favor,
vuelen a mis brazos,
que nuestras miradas
sean cómplice de nuestra amistad;
que nuestra magia
Vaya mas allá de las palabras;
que siempre recordemos
todo aquello que vivimos.
Sé que a ti te duele.
Sé que igual que a mí,
pero una amistad como la nuestra
no puede quedar aquí.
No quiero un punto final
ni tres puntos suspensivos,
sólo quiero seguir andando contigo
por ese bonito camino.
Ahora me desvié por una tontería,
pero, pase lo que pase,
siempre te daré mi mano
y tiraré mi salvavidas.
No tengo palabras
para darte mil veces las gracias,
Y hoy aquí, arrepentida,
escribo una carta perdida
en medio de un laberinto
sin salida.
Busco una llave
perdida
para encontrar en este túnel
sin salida,
Una luz que me haga encontrar esa sonrisa,
y la pequeña campanita que hacía
que mis días tuvieran luz en mis ojos
y alegría en mi sonrisa.

Iris Ruiz Valero

miércoles, 25 de junio de 2014

¿DÓNDE VOY?


¿Dónde voy?
Todo recto al amanecer,
segunda estrella a la derecha,...
donde tus sueños
se harán realidad.
No es el país de Peter Pan,
pero es un mundo ideal para soñar,
donde tus sueños
cobran vida,...
No todo es maravilloso,
pero es bonito
ver que todo es como deseas.
Cada estrellita del cielo
es un mundo,
el brillo
una sonrisa
y el destello
es la felicidad.
Lograr esto es posible.
Lo posible se consigue,
pero, como el mundo no es así,
confórmate con lo que tienes
y sé feliz.

Iris Ruiz Valero

lunes, 23 de junio de 2014

TU LUNA


Te quiero,
pero no lo demuestro.
Te necesito,
pero no te llamo.
Sólo soy una luna en tu mundo.
Estoy todas las noches
poniendo brillo en tu ventana,
como un hada de la noche.
Te asomas, me ves y me hablas.
Yo te respondo.
Siempre me tienes ahí.
Soy tu luna
y me enamoré de ti.
Luna de tu mundo,
de tus sueños,
de tus noches…
Estoy siempre ahí,...
 
Pero un día 
no habrá luna,
sólo estrellas.
Te harás preguntas:
 "¿Dónde está la luna?,
¿por qué ya no brilla?".
Y te darás cuenta
de que perdiste la luna
mientras contabas las estrellas...

Iris Ruiz Valero

viernes, 20 de junio de 2014

CORAZÓN INOCENTE



Puedes cerrar tus ojos
si no quieres ver algo,
pero no puedes cerrar tu corazón
si no quieres sentir algo,
Se te hace difícil afrontar ese sentimiento,
pero es lo que hay.
Nos gustaría cerrar el corazón
como cerramos los ojos,
pero no es posible.
Tienes ese día de sufrimiento
por ese sentimiento
que no quieres.
No hay culpables,
sólo inocentes.
Tu corazón es el más inocente de todos,
es aquel que se rompe
como un zapato de cristal
y sana como un resfriado,
lento y con cicatrices.
Pero ya que no lo puedes cerrar,...
¿Por qué no ser feliz,
y disfrutar de que sabes amar?

Iris Ruiz Valero

miércoles, 18 de junio de 2014

CUENTOS


No dejes de creer en los príncipes azules.
El tuyo está cerca.
No tendrá caballo,
no vendrá de caballero,
pero, seguramente, es un cielo.
Cuando lo conozcas
y tengas todo lo que una princesa desea,
el tiempo se te hará una espera,
una espera que casi nunca ves que llega.
Cuando llega,
te sentirás como una Cenicienta
al encontrar su zapato
o Blanca Nieves cuando besa al príncipe.
Todos formamos parte de un cuento,
un cuento llamado vida,
En el que el amor
es una de las mejores partes de este cuento.
Así que no dejes de creer en ellos.
Tu príncipe o princesa anda muy cerca.

Iris Ruiz Valero

lunes, 16 de junio de 2014

CORAZONES

 
Mi memoria recuerda
que, cuando te tenía entre mis brazos,
eras un niño pequeño con su golosina,
eras mi cascabel de cada mañana.
Ya mi cascabel se apagó.
Cuando quise hacerlo sonar,
ya era muy tarde.
Tu bolita se apagó.
Hoy, mirando a la luna,
lloro preguntándome:
¿Por qué te fuiste?
¿Por qué ya no suenas?
Ahora mi cristal empañado
hace recordar esos momentos llenos de cariño.
Ahora escribo tu nombre dentro de un corazón.
No puedo olvidarte,
me guías por una vía que no acaba.
Quizás tus palabras,
quizás seas ese príncipe que tanto buscaba...
No viene en su caballo blanco,
pero me entrega un corazón malherido.
Pasa a mi casa,
lo curaré y lo guardaré en una caja,
donde nadie lo podrá dañar, sólo observar.
Lo guardaré junto al mío,
siempre lo llevaré conmigo,
nadie los tocará. 
Que se hagan guerreros uno del otro
y que nadie los separe
nunca jamás.
 
Iris Ruiz Valero

viernes, 13 de junio de 2014

RECUERDOS



Encontré una caja. No era muy antigua, era reciente. Se ve que alguien la había guardado hacía menos de un mes o mes y medio. Hoy la he encontrado yo, y veo que los personajes son idénticos a los de mi historia. Nada cambia, únicamente que ellos tenían una caja y nosotros sólo teníamos recuerdos. En esa caja habían escrito toda su historia y la habían guardado. Al parecer, se querían o se quisieron mucho. Había cartas, pulseras y muchos mas objetos que se podían ver desde la perspectiva de arriba de la caja. Podría decir que tuvieron mucho juntos y vivieron con mucha fantasía. Había un gran colorido; los matices estaban muy combinados. Pero no quería ver eso, quería saber el porqué habían abandonado esa caja allí. Igual ya no la querían. Empecé a buscar un poco entre los papeles, pero no encontré nada. Le di la vuelta a la caja y en su reverso ponía:
"Si has encontrado esta caja, lee mi historia y, cuando termines de leerla, haz lo mismo que yo hice. Así soltaras tus penas, euforias y coraje y tantos otros sentimientos que llevas callando y guardando en tu corazón".
Así que, si un día encuentras una caja, ya sabes lo que tienes que hacer. Igual encuentras mi historia o igual ya ha pasado por varios sitios y encuentras otra. Pero una caja insignificante te puede valer de desahogo.

Iris Ruiz Valero

miércoles, 11 de junio de 2014

BARQUITO DE PAPEL


Puedes mirar al horizonte
y pensar que alguien te espera,
pero no sabes dónde.
Que alguien te quiera tanto
como tu quieres a esas personas.
Mi corazón ahora surca mares en blanco
sin encontrar un norte.
¿Dónde estará ese norte?
Ese norte que no encuentro.
Marineros que me invitan
a ir con ellos en su barco,
pero son rechazados.
Prefiero encontrar ese norte sola
y saber que no me he equivocado.
Un mar en blanco,
confuso y aburrido,
en el que no hay pececillos,
sólo una gran vela
donde el viento,
con el tiempo,
me ayudará a encontrar
ese norte perdido
que tanto busco.
A lo que me refiero con esto
es un corazón,
del que poder enamorarme
sin confusión ni error,
del que poder decir "te quiero"
sin leer ningún letrero,
y que los sentimientos broten
de mi interior,
sin ninguna obligación.

Iris Ruiz Valero

lunes, 9 de junio de 2014

MI PALACIO


Paseando iba yo 
por aquellos prados.
Montada a caballo,
apartada del pueblo, 
llegaba a mi palacio.
Cuando llegué, todo 
estaba destrozado.

Mi pena 
partió el llanto.
Las rocas caídas sobre mis aposentos
destruían mi palacio.
Aquellos recuerdos que tenia de la infancia...
destrozados,
Corriendo mandé a mi guardia
a limpiarlo todo,
y, sobre los escombros que quedaron,
planté un árbol.
Ese árbol
cerraría todas las grietas.

Al paso de los años,
el árbol había germinado.
Comprendí que no todo es malo,
que hay veces en las que la naturaleza
da lecciones.
En honor a mi árbol allí plantado,
recogí las pocas piedras que quedaban
y las guardé en una caja.
Planté mas árboles y un rosal
en el que todavía se sostiene un cartel
con mis palabras:
“Por mi palacio real”.

Cada vez que paseo
voy allí
y me doy cuenta,
de que la riqueza
no hace feliz,...
Y sí la naturaleza.

Iris Ruiz Valero 

jueves, 5 de junio de 2014

VIRGEN MACARENA


(Día 1 de Febrero de 2014)

Estuve en tu arco, Macarena.
Te estuve cantando.
Llevamos el Simpecado
hasta tu palacio.
¡Qué emoción cantándote ese himno!
¡Qué ilusión bajo tu arco!
Y en tu camarín, ese reflejo 
de Madre, lleno de sentimientos.
Y quisiera tirarte pétalos,
porque en este momento,cantando,
me he emocionado.
Nunca olvido tu reflejo:
en mi alma quedó guardado.
Y ese camino para llegar a Ti...
Venían serafines, enfilados
 llegaban a tu manto...
y, entre bordado y bordado,
hicieron un destellante canto,
en el que uno de los estribillos decía:

Viva la Macarena, 
Madre de Dios 
y Madre mía.

Iris Ruiz Valero