jueves, 29 de septiembre de 2011

ADIÓS


Adiós. Te digo adiós.
En la ventana borrosa del coche volví a ver tu cara, por última vez.
Quise continuar la línea que dejó nuestras miradas flotando en el aire.
El sol cálido de verano se ocultaba tras mi espalda.
Amagabas con hacer lo mismo que yo, pero no pude ver tu cara porque tu pañuelo
me lo impedía.
¿Te volveré a ver?
Por favor, no te vayas, y prométeme que vas a volver, y seguirás siendo la misma.
El tubo de escape dejó una nube con sabor agrio y amargo, como el fin de nuestro amor.
Tus ojos enrojecidos me prometían que ibas a volver.
Yo estaré aquí, esperándote.
No quiero, pero… adiós, te digo adiós.

Manuel Lamprea Ramírez

martes, 27 de septiembre de 2011

VERA


                                               Mi pueblo de Almería,
                                               para mí, el más bonito.
                                               Y más su gran mercadillo
                                               ...o mi cristo, tan bonito,
                                               casi restaurado,
                                               porque en 2011
                                               fue decapitado.

                                               Yo me siento de allí,
                                               tengo sangre almeriense.
                                               ¡Ah! se me olvidaban
                                               sus grandes playas.
                                               Mi abuelo de allí, un hombre
                                               tan respetado y conocido
                                               como el gran José "el Turrero"
                                               y también ¡ay Blanquilla!...
                                               ¡Vamos, de allí es
                                               toda mi familia!

Vera Alonso de Haro 

viernes, 23 de septiembre de 2011

EL PRIMER BESO


Mirando al infinito, tu mano ardiente rozó mi hombro y, al darme la vuelta,
comprendí quién eras.
Tardaste en sentarte junto a mi lado. Sé que no quería, pero tus palabras me obligaban y tuve que esperar.
Me interrogaste, caía el sudor. Yo no quería oír tu voz, sólo quería oír
tus labios suaves y brillantes.
Guardé tu pelo detrás de tu oído y tú escuchaste cómo caía, como la lluvia,
para dejarte que tocara tus mejillas.
Tiempo detenido, pajarillos, árboles, olas y el horizonte contemplaba
en silencio expectante lo ocurrido.
Acerqué mis labios hacia tu barbilla, hiciste lo mismo, con la esperanza de encontrar lo que yo buscaba:
nunca despertar.
Manuel Lamprea Ramírez

miércoles, 21 de septiembre de 2011

¿QUÉ ES POESÍA?

video
Vídeo elaborado por Manuel Lamprea (padre e hijo)

Sirva este vídeo como homenaje a los pequeños poetas de este blog en la celebración de las más de 20000 visitas que ha recibido en estos primeros meses de vida.

ENHORABUENA, CHAVALES

lunes, 19 de septiembre de 2011

MADRE SÓLO HAY UNA

                                          Madre sólo hay una.
                                          Es la que te trae al mundo,
                                          la que te cuida,
                                          la que te da besitos
                                          de buenas noches,
                                          la que está ahí
                                          cuando la necesitas,
                                          la que soporta sus problemas
                                          y los tuyos,
                                          la que llora por dentro
                                          pero no derrama ni una lágrima.
                                          Una madre lo es todo.

                                          Y, para ti,
                                          ¿qué es tú madre?

Patricia Barrera López

viernes, 16 de septiembre de 2011

EL MEJOR MOMENTO DEL DÍA


                      Estoy triste porque se acabó la comida,
                      pero ahora llega el mejor momento del día.
                      Salí disparado de la cocina, como si fuese un torpedo,
                      y, rápidamente, doblé hacia la escalera.
                      Noté que se avecinaba lluvia… y tormenta.
                      Subí locamente la escalera, con una ligera carga en mí.
                      Creí que iba a caer el primer rayo, pero no cayó.
                      Llegué a ese maravilloso sitio, levanté la tapa… me senté…
                      y empezó a llover.
                      Caían con fuerza las gotas sobre la dura porcelana,
                      y después de un rato… llegó la tormenta.
                      El estruendo sonó y cayó a la velocidad del rayo,
                      y cayó de cabeza, en el agua que había creado.
                      Tras todo lo ocurrido, llegó la primavera.
                      Después reflexioné y dije:
                      “Sin duda, este es el mejor momento del día”.

* * *
                      Queridos niños y niñas, ya no puedo más.
                      Me temo que esto es el adiós.
                      Con esto se despide el Pequeño Trovador.

lunes, 12 de septiembre de 2011

¡QUÉ DIFÍCIL!


                                   Hay noches en que miro al cielo,
                                   y contemplo las estrellas,
                                   y sé que tú eres una de ellas.

                                   Es complicado que estemos juntos.
                                   Contemplo tu gran belleza
                                   y no me canso de mirarte.

                                   Tus ojos, tu sonrisa,
                                   para ti no hay otra cosa igual.

                                   Pienso en ti,
                                   no sabrías cuántas veces…

                                   A veces sueño,
                                   tú y yo,
                                   agarrados de la mano.
                                   Es imposible.

Aberto García Vega

viernes, 9 de septiembre de 2011

NI DULCES NI GOLOSINAS


                                              En la orilla de tu puerta,
                                              volví a ver tu huella,
                                              y me acerqué lo más que pude
                                              para volver a oler a ella.
                                              Ni dulces ni golosinas
                                              encontraré más en tu caja,
                                              pues lo único dulce que había
                                              era tu sonrisa cálida.
                                              Al doblar la esquina,
                                              miré de nuevo tu espalda,
                                              giraste la cabeza
                                              y sonreíste enamorada,
                                              y tus dientes, alineados como soldados,
                                              me mataban a miradas.
                                              Ni dulces ni golosinas
                                              encontré más en tu caja,
                                              pues lo único dulce que había
                                              era tu sonrisa cálida.
                                              Ni dulces ni golosinas
                                              pude ya encontrar,
                                              pues lo único que había
                                              era tu sonrisa, al despertar.

El pequeño Trovador

martes, 6 de septiembre de 2011

TIERRA

                              
                              Sólo por tenerte nos matamos.
                              Sólo por quererte te destrozamos.
                              Te queremos, para tener un techo al que mirar,
                              para tener un mundo al que alimentar.
                              Das vida a tu pueblo, criándolo en tu seno
                              para convertirte en su madre.
                              Rocosa y llana es tu figura, bañada por aguas saladas,
                              que te quita vida lentamente sin poder hacer nada.
                              Oh, planeta azul, suspendido en el vacío,
                              ¿serás capaz de sobrevivir ante el humano
                              y seguir por siempre la estela del Astro Rey?

El pequeño Trovador

sábado, 3 de septiembre de 2011

EL FUEGO

                       
                        Abrazas con tus cálidas manos
                        el vergel bosque, indefenso ante tu poder.
                        Oh, cálida noche de Navidad, sólo porque estás tú,
                        candela que nunca termina de ascender.
                        Calientas la vida y quisiera estar a tu lado,
                        mas no puedo, pues tu calor me separa de ti.
                        Y cómo tus labios besan la superficie polar,
                        convirtiéndola en tu enemiga.
                        Fuego caliente, dulce y abrasador, y a la vez frío,
                        por calcinar cualquier forma de vida.
                        Y el cálido fuego de tu corazón palpitante,
                        enamorado de ti, me das calor con sólo rozarte.

El pequeño Trovador.