sábado, 7 de abril de 2012

SEMANA SANTA DE 2012


                                Calles llenas de paraguas.
                                Ningún capirote a la vista.
                                Cada gota,
                                cada lluvia,
                                puede destruir las esperanzas de los sevillanos.
                                Algunas Hermandades esperando la respuesta.
                                ¿Salimos o no salimos?...
                                Suerte tienen algunas de poder salir,
                                pero adelantan su entrada.
                                Por las calles,
                                nazarenos llorando,
                                mantillas tristes,
                                y yo aquí,
                                con mi paraguas esperando que salgan.
                                Viendo a la gente cómo se va de la Campana.
                                Casi todo el mundo se va,
                                pero yo sigo aquí,
                                con la esperanza de que salgan.
                                Algunas llevan años sin salir,
                                pero por suerte este año pueden.
                                Por fin en la Madrugá,
                                La Macarena , La Trianera,
                                El Gran Poder, Los Gitanos,
                                El Calvario, El Silencio salen.
                                Los vi desde la televisión,
                                pero aún así, con la felicidad
                                de que hayan podido salir.
                                Escuchando Salve a la Macarena,
                                unas lágrimas recorren mis mejillas.
                                Me encantaría estar ahí,
                                para poder oír las saetas.

Sara Figueras Peinado

6 comentarios:

  1. El maestro Rafael7 de abril de 2012, 17:02

    Desgraciadamente, esta ha sido una semana triste por la lluvia. Sin embargo, Sara, me alegro de que hayas podido expresar tanta belleza partiendo de tan desgraciada Semana Santa. Enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta
    dichosa lluvia tenia que caer en semana santa
    sigue asi
    Patri!

    ResponderEliminar
  3. Perfectamente descrito. Así tal y como lo cuentas, ha sido. Y al igual que a tí, conozco a un par de jovencitos a los que les ha sido imposible contener las lágrimas. Como dice un querido amigo nuestro, "es que la Macarena es para llorar".
    Muy bien, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso Sara felicidades

      Eliminar
  4. Muy bonito!!!!!!! Ya decía yo que cuando era Semana Santa llovía, y cuando empezaba el colegio, dejaba de llover ¡Qué coraje!!!!!!! 40000 visitas!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Me sumo al comentario tan "divertido" del seguidor. Yo también conozoco a esos dos jovencitos... y mejor que nadie.
    Muy bien Sara, has descrito lo que ha sido esta semana tan triste, tan desoladora, pero siempre esperando la del año que viene.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar