miércoles, 1 de febrero de 2012

NIÑO, LLÓRALE A LA LUNA


                                    Que la noche, niño indefenso,
                                    rasgue los silbidos nocturnos,
                                    y se apiade de ti el silencio,
                                    y tu cabeza llore, en humo denso.
                                    Hastío ha de tener
                                    quien, endiablado, el corazón padezca.
                                    Azules ojos de Dios
                                    que en La Luna naveguen al volver.
                                    Revuelto en nieve,
                                    espesas lágrimas de la señora
                                    que Luna tiene por nombre,
                                    y que nunca de ella despeguen.
                                    No le llores a tu madre, invisible.
                                    Ni al prójimo salvador.
                                    Aunque halles sólo una,
                                    niño, llórale a la Luna.
                                    niño huraño sin razón.
                                    Camina a las entrañas de la Señora,
                                    despeja tu mente de negras horas,
                                    sabiendo siempre de tu perdido amor.
                                    Ni el enjuto corazón que tienes
                                    sea acobardado por nubes.
                                    Ni el deleznable silencio
                                    acuda a tus humildes bienes.
                                    Recoge tu orgullo del suelo
                                    y camina.
                                    Amánsalo de la ira,
                                    que ya sabes, niño,
                                    la Señora te mira.
                                    Muéstrate incólume,
                                    sin pequeños recovecos de amor.
                                    Camina hacia la yerma ciudad,
                                    sin pesar e impedimento.
                                    No le llores a tu madre, invisible.
                                    Ni al prójimo salvador.
                                    Aunque halles sólo una,
                                    niño, llórale a la Luna.

Manuel Lamprea Ramírez

4 comentarios:

  1. Manu, échale un vistazo al antiguo tema de Mecano "Hijo de la luna". A ver qué te parece. Por cierto, que el poema me encantó.

    ResponderEliminar
  2. Precioso canto a la soledad de un niño pobre, vagabundo y huérfano. Tremenda la imagen del niño con lágrimas mirando a la luna por no poder llorar a su madre. Hijo, esa imagen también la hemos vivido los adultos.
    Hay que seguir puliendo aristas del diamante, Manu.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta tela de bien
    ese poema no lo leiste en lengua o yo lo he soñao ??
    bueno da igual
    sigue asi
    Patri

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, me encanta... y así sucesivamente.Menos mal que se que significa"sucesivamente", porque hijo mio en el poema salen de palabras que MI NO COMPRENDER. JA ja, que eso que sigas asi.
    By:Blanca

    ResponderEliminar